miércoles, 13 de diciembre de 2017

La palabra adecuada

Y así sucede, dentro de un verso escuchado mil veces, una palabra desnuda su significado de forma inesperada.
En ese instante, ese segundo en que se desencadenan un montón de sensaciones, un golpe contra la realidad nos da justo en el nervio. Y la canción se vuelve piel, parte de uno mismo, explicitando todas esos sentimientos que, tras el velo de una mirada, se ocultan dentro del corazón.


miércoles, 6 de diciembre de 2017

Entrega #3

Venía distraído charlando con uno de sus compañeros. Cuando levantó la vista creyó ver a alguien a la distancia que le resultaba familiar, pero su amigo lo empujó y cuando volvió nuevamente a mirar en la misma dirección, no había nadie.
Quizás el cansancio y el estrés le estaban jugando una mala pasada. Hacía noches que no dormía bien, que estaba preocupado por el final que acababa de rendir y por las demás cosas que habían sucedido en las últimas semanas.
No había vuelto a saber nada de ella, por más que buscara el momento, se acobardaba a último momento y terminaba por no preguntarle nada a Sofía. Tal vez era mejor así. Aún recordaba la mirada dura, llena de dolor y convicción, que le dedicó Jaki la última vez que la vio. Nunca le había visto esa mirada en todos los años que la conocía, la había visto segura, confiada, enojada, pero no con esa dureza que podría haber derretido hasta el mismo Perito Moreno.
Si, era mejor dejar las cosas así. No quería volver a toparse con esa mirada, con esa certeza de que había roto algo en su interior. Le había gritado cobarde, y seguramente tenía razón, porque era un cobarde que no se animaba a buscarla y decirle lo mucho que lo sentía. Que sabía que estaba equivocado, pero nada podía hacer ya. Había aceptado las condiciones que le había impuesto su madre, y tenía que vivir con ello...

lunes, 4 de diciembre de 2017

Cambiapieles

Hay veces en que puedo ser la más inocente y dulce de las muchachas.
Y hay otras en que soy una puta sinvergüenza.
Puedo ser muchas mujeres, adoptar una postura u otra dependiendo la situación, o incluso quién me acompañe.
Y nada tiene que ver con la indecisión ni la falsedad. Simplemente soy fiel a mí misma, a mis deseos y convicciones. Me dejo llevar por el instante y lo vivo de forma de explotarlo al máximo.
¿Para que encasillarse en un único papel si en la variedad está el gusto?
Puedo adoptar varias pieles sin perder la esencia que llevo dentro, aquello que me vuelve quien soy y me distingue del resto.
Si, soy una cambiapieles, y la verdad es que disfruto de serlo.

viernes, 1 de diciembre de 2017

A thousand years




El humo del cigarrillo consumiéndose en el cenicero. La copa de vino derramado en el suelo en un rincón. Y una lágrima recorriendo la mejilla, siguiendo el camino que dejaron las anteriores.
Y en el centro de todo: el recuerdo. Un recuerdo lleno de agridulces que hacen arder las cicatrices que dejaron.
Porque el olvido es un regalo preciado... Y hay veces que, cuando el recuerdo ha arraigado hasta las entrañas, es imposible olvidarlo.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Entrega #2

-¿Fuiste?
-Fui.
-¿Y? ¿Lo viste? ¿Le hablaste?
-Lo vi, pero no pude hablarle. No me animé.
-Ay, Jaki... Pero ¿para que fuiste entonces?
-Porque necesitaba verlo... Fui con toda la intención de hablarle, pero cuando lo vi desde lejos, automáticamente me escondí tras una columna y me quedé ahí. No pude evitarlo... ¡Ahg! no pude enfrentarlo, Sofi, simplemente eso, no tuve el valor.
-Está bien Ja, a veces pasa... No sé por qué te pones entre la espada y la pared, al pedo... Si ya sabes que no vale la pena... ¿Qué más le vas a decir?
-Lo sé, créeme que lo sé. Pero fue un impulso. Mis pies me llevaron solos hasta allá, y cuando me quise dar cuenta, ya estaba ahí. Al menos ahora sé que no vale la pena el esfuerzo, si ni siquiera puedo hablarle.
-La próxima date cuenta de eso antes de ir. No quiero que sigas sufriendo, no por él, que no vale la pena.
-Ese es el problema, Sofía. Que me cuesta todavía convencerme de que no valga la pena. Sé que es un camino sin salida, sé que jamás me ofrecerá lo que yo necesito, pero sigo siendo una terca apostadora, que le cuesta tirar las cartas al maso.
-Si seguís así, Jaki, vas a terminar perdiendo todo. Pensalo.

La pared

La pared, de espalda contra ella, y frente a mí un puñal acorralándome con una terrible decisión. 
Hay ocasiones en que el destino no hace más que divertirse poniéndonos a prueba, utilizándonos para llevarnos al límite y ver si podemos seguir siendo fieles a nosotros mismos. 
Pero ¿qué hacer cuando es una parte de uno quien sostiene el puñal?
En esta ocasión, le gané la partida, logrando que mi parte salvaje, amante del peligro y el deseo, se quedara quieta, sosteniendo siempre ese puñal, pero sin lograr atravesarme y hacerme perder la cabeza. 
Pero quien sabe que ocurrirá la próxima vez, mi parte lógica y racional, también tiene sangre, y puede que en algun momento prefiera estrellarse contra la pared a seguir batallando contra mí misma. Y ahí sí que estaré perdida, porque la pared se romperá y dará paso al abismo que hay detrás, del cual aún conservo las cicatrices de la última vez, como una advertencia de lo que puede ocurrirme.

martes, 14 de noviembre de 2017

Calor

¿Sientes esta humedad?
¿La temperatura que se acumula en tu piel?
¿Sientes como la noche se acerca lentamente y te llena de ansiedad?
¿Te das cuenta de la ansiedad que te transmiten estas palabras, como si las susurrara directamente a tu oído?

Si, lo sientes, porque la electricidad no miente... Y muchas veces (seguramente ya estás apostando) es la antecesora de una química excepcional.

Y sí. Lo sientes... ¿Y ahora qué?